Clínica Fisioterapia Padilla

10 Consejos para correr en la playa

Home / Blog / 10 Consejos para correr en la playa
10 Consejos para correr en la playa

El verano ya ha llegado y la playa se presenta como un escenario idílico para los amantes del running. Un nuevo ambiente y un cambio de rutina siempre son positivos, pero cuidado con las lesiones.

Seamos o no corredores expertos, debemos tener en cuenta los siguientes consejos para correr en la playa:

  1. SI ES TU PRIMERA VEZ. Si es la primera vez que corres en la arena, tienes que empezar despacio. 10 minutos a una intensidad media-baja será más que suficiente. Repite el ejercicio en días alternos y comprueba tu resistencia. Cuando consideres que ya estás preparado, ve aumentando paulatinamente el tiempo, pero intenta no superar los 30 min. para evitar lesiones.
  1. CALZADO. Puedes corres con o sin zapatillas. Si corres con zapatillas, lo mejor será tener unas adecuadas para la playa, que sean lo suficientemente ligeras y con gran amortiguación. Si por el contrario decides hacerlo sin deportivas, trata de correr por zonas lisas para evitar los desniveles y no te acostumbres a hacerlo de forma continuada.
  1. ORILLA DEL MAR. Puedes aprovechar las horas de bajamar para correr en la orilla, tratando de pisar siempre las zonas más duras, donde la arena es más compacta y está más húmeda.
  1. HIDRATACIÓN. En los lugares de mar, las temperaturas suelen ser más alta y siempre hay más humedad. Por ello, la práctica de ejercicios aeróbicos al aire libre aumenta el riesgo de deshidratación. Por lo que deberás hidratarte correctamente y refrescarte siempre que puedas.
  1. PROTECCIÓN SOLAR. Recuerda protegerte siempre del sol para no acabar totalmente quemado.
  1. HORARIO. Evita correr en las horas de más calor, como al mediodía, y apuesta hacerlo a primeras horas de la mañana o a última de la tarde, donde además evitarás niños jugando en la orilla o hamacas que ocupan toda la primera línea de mar.
  1. NO CORRAS LESIONADO. No corras si has estado recientemente lesionado o tienes problemas de articulaciones, rodillas, tobillos, o alguna distensión muscular.
  1. EVITA EXCESOS. Aunque seas un corredor experimentado evita realizar excesos, ya que se trata de un suelo al que no estás acostumbrado y podrías lesionarte, puesto que es una superficie que castiga mucho el tendón de Aquiles y las articulaciones del tobillo
  1. IDA Y VUELTA. Recuerda que luego tienes que volver. Trata de planificar el recorrido y calcula el tiempo necesario para realizarlo. Además es conveniente que evites correr mucha distancia con inclinación lateral en el suelo y, si es así, es mejor cambiar de sentido más frecuentemente para evitar lesiones ligamentosas.
  1. BÁÑATE. no hay mejor forma de acabar tu entrenamiento que tirarte al agua.

Esperamos que disfrutes mucho estas vacaciones.

Y recuerda: “Prevenir es curar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *