BRUXISMO: ¿QUÉ ES Y CUÁL ES SU TRATAMIENTO?

BRUXISMO: ¿QUÉ ES Y CUÁL ES SU TRATAMIENTO?

¿Te despiertas con cansancio en la zona muscular de tu cara y el cuello? ¿Te molestan las mandíbulas y los dientes? ¿Te duele la cabeza y notas que los dientes se desgastan? Lo más probable es que padezcas de bruxismo, un hábito con el que se aprietan fuertemente los dientes y habitualmente te hacen rechinar. Te explicamos a continuación qué es, por qué se produce y cómo actuar para tratarlo.

Bruxismo
Photo by artur84. Stock photo – Image ID: 100148828

El bruxismo es un problema psico-neuro-muscular que consiste en un hábito reflejo e involuntario de apretar y rechinar los dientes durante la noche o el día sin ningún propósito funcional, es decir, que no sirve para masticar o tragar, si no que resulta ser destructivo para los dientes, ya que provoca un severo desgaste.

El bruxismo es un problema frecuente en la población y puede provocar cefaleas (dolor de cabeza), cervicalgia (dolor cervical), dolor de oídodolor en hombros y dolores agudos en los músculos y articulación de la mandíbula (ATM) e hipersensibilidad dental, pudiendo llegar incluso a fracturarse alguna pieza como consecuencia de ese desgaste. Hay una hiperactividad muscular que provoca un aumento de la presión y coaptación de la ATM pudiendo llegar a generar mareos y lesiones en la misma o un aumento de tono excesivo de toda la musculatura mandibular (maseteros, músculos temporales, pterigoideos…), que puede llevar a  una disminución de  la apertura bucal y al cansancio  muscular.

Las causas del bruxismo no se conocen exactamente en su totalidad, aunque se piensa que existen varios factores físicos y psíquicos que generan esta actividad neuromuscular, entre los que se incluyen el estrés, trastornos del sueño, mala oclusión dental, mordidas cruzadas o inestables, mala posición de los dientes e incluso ausencia de piezas dentales

El diagnóstico de esta afección lo realizará principalmente el dentista que observará un aumento del desgaste en los dientes, estipulando así la colocación de una férula de descarga para poder reducir el rechinar de los mismos. Es importante señalar que las férulas no eliminan el bruxismo, si no que evitan el contacto brusco de las estructuras para evitar su desgaste, es decir, trata el síntoma y  no la causa.

Como hemos descrito antes el bruxismo tiene componentes físicos pero también emocionales, como alternativa de tratamiento viable se realiza un trabajo global de toda la musculatura implicada a nivel estructural y postural para eliminar tensiones o restricciones musculares y fasciales anómalas, mejorando así los estados de estrés y ansiedad causales del bruxismo. La fisioterapia ayuda a tratar dolores y problemas de cabeza y cuello mediante estiramientos, relajación, técnicas con calor, etc.

Aunque el bruxismo no es un problema grave puede llegar a causar lesiones dentales permanentes y dolores en la mandíbula a largo plazo. Se recomienda tener hábitos saludables para tratar de disminuir el riesgo padecer esta patología: practicar deporte que libere energía y que nos haga entrar antes en una fase del sueño profundo, hacer pausas entre las actividades cotidianas del día a día y relajarse antes de dormir, disminuir el consumo de cafeína y mantener el sentido del humor.

Y ya sabes… #prevenirescurar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *