EN LAS ALTURAS

EN LAS ALTURAS

Jacabo escalar

Jacobo empezó a escalar con 24 años. La montaña siempre le había gustado, y la escalada era su asignatura pendiente. Un día, un amigo suyo le animó a probarlo. Y desde entonces, hace ahora ya 7 años, Jacobo supo que esto era lo suyo.

Fisioterapia Padilla (FP): ¿Hace cuánto tiempo practicas la escalada?

Jacobo (J): Desde el 2008

FP: ¿Qué te llevó a dedicarte a este deporte?

J: Desde pequeño he hecho montaña y la escalada siempre me atrajo, un día a través de un amigo escalador decidí probar y hasta aquí

FP: ¿Cómo conseguiste hacer de tu pasión tu profesión?

J: Antes me dedicaba a la informática, cosa que me tenía bastante esclavo en la ciudad. Así que después de un tiempo meditando qué hacer con mi vida, decidí formarme como guía de montaña, que era realmente lo que me atraía y poder hacer de mi pasión mi profesión y así compartir con los demás esto que tanto me gusta

“Motivación y persistencia es mi secreto para todo”

FP: ¿Cuántas horas le dedicas al día?

J: Entreno dos días a la semana 4 horas y escalo en roca tres días.

FP: ¿Lo combinas con algún otro deporte? 

J: Cuando hay nieve también combino con el esquí de travesía

FP: Tal y cómo podemos ver en la clínica, la escalada es uno de los deportes más lesivos que existe. ¿Podrías indicarnos cuáles son las típicas lesiones que sufre un escalador?

J: Lesiones en los dedos de las manos son las más comunes (las poleas), epicondilitis y epitrocleitis también son bastante comunes. Los hombros y la espalda también suelen necesitar de un repasito de vez en cuando por las sobrecargas

FP: ¿Cuándo tuviste tu primera lesión importante? ¿Cómo ocurrió? ¿De qué se trataba?

J: Fue la epicondilitis, que me trato Vicente Fernández, ocurrió por sobrecarga realizando un movimiento repetitivo cuando probaba una vía dura.

FP: Como profe de escalada, ¿cuáles son las recomendaciones que les haces a tus alumnos para evitar lesiones?

J: Un buen calentamiento es la base para evitar lesiones en este deporte, posteriormente los estiramiento son también muy importantes.

FP: Si un día te lesionas en la montaña, ¿qué consejo nos darías?

J: Tomárselo con calma ya que es parte de la vida de un deportista

FP: ¿Qué no debe faltar nunca en la mochila de un escalador?

J: Aparte de un buen almuerzo un buen botiquín jajaja

FP: ¿Cómo nos conociste? ¿Por qué decidiste acudir a Fisioterapia Padilla? ¿Qué tipo de lesión te trataron?

J: Nos conocimos cuando aun yo me dedicaba a la informática eran clientes míos. Son personas que generan mucha confianza y eso a la hora de que te traten es básico. El tratamiento, como ya he comentado antes fue de epicondilitis y también sobrecargas en la espalda y hombros

FP: ¿Recomendarías nuestros servicios? ¿Por qué? 

J: Principalmente lo recomendaría por la seriedad y el buen hacer de los profesionales que forman Fisioterapia Padilla, siempre he salido contento de allí.

Jacobo escalando

“Mi sueño es poder mantener este estilo de vida, hasta que ya no pueda más”

FP: Y ahora ya para acabar… ¿Qué te falta por hacer en el mundo de la escalada? ¿Cuál es tu próximo reto? ¿Y tu sueño?

J: Me falta todo, esto es infinito, cada día que paso tanto escalando como enseñando a nuevos escaladores aprendo. Mi reto es seguir mejorando día a día e ir cumpliendo mis objetivos. Mantener este estilo de vida que llevamos los escaladores hasta que ya no pueda mas.


LESIÓN, TRATAMIENTO Y RESULTADOS:

Denominamos epicondilitis a aquel proceso en el que se ha producido una inflamación de los tendones que se insertan en el epicóndilo lateral del húmero (resalte óseo fácilmente reconocible en la parte lateral de la articulación del codo) así como al periostio que recubre dicha estructura.

Los músculos que allí se insertan se encargan de extender la muñeca (de ahí que ha esta lesión se le atribuya el nombre de “codo de tenista”, ya que en el golpe de “revés” se necesita una fuerte contracción de esta musculatura lo cual puede acabar desencadenando sobrecarga e inflamación en la zona del epicóndilo.

Así, vemos que si bien es corriente que los movimientos repetidos de extensión de muñeca pueden desencadenar dicha lesión, no son los únicos; también los movimientos forzados en supinación (como los que hacemos al apretar un tornillo con un destornillador) o los de apretar fuertemente con los dedos una estructura (agarres de escalada por ejemplo) pueda derivar en dicha patología.

A parte de estas cuestiones, debemos descartar un posible atrapamiento del nervio radial a su paso por las proximidades del epicóndilo (lo cual podría confundir el diagnóstico), así como un dolor del epicóndilo a causa de una disfunción de raíces nerviosas en las cervicales bajas, desde donde salen los nervios que van a dan la sensibilidad a la zona epicondílea. Otros factores metabólicos o nutricionales podrían estar detrás de los síntomas inflamatorios.

Por ello, será importante una exploración exhaustiva del paciente revisando los puntos más comunes de conflicto y un cuestionario en el que el paciente nos hable sobre sus hábitos (uso excesivo de esa musculatura, calentamiento o estiramientos que realiza, alimentación y suplementación…) para sacar nuestras conclusiones sobre lo que realmente puede estar ocurriendo.

Hecho esto, el fisioterapeuta experimentado, tiene sus métodos para mejorar la función de las zonas afectadas y reducir en lo posible la inflamación que hubiera, todo ello tiene que ir de la mano con consejos que el paciente debe seguir para mejorar cada día y no recaer.

Jacobo, después de recibir tratamiento, supo seguir perfectamente los consejos que le ofrecimos, y desde entonces no ha vuelto a recaer. Puedes comprobarlo tú mismo con este impresionante e impactante vídeo:


FICHA TÉCNICA

  • Nombre Completo: Jacobo Rossignoli Candel
  • Edad: 31
  • Lugar de nacimiento: Almansa (Albacete)
  • Profesión: Guía de montaña y profesor de escalada
  • Hobbies: Escalada y esquí de travesía
  • Info de interés: ALTOPÍA http://guias-altopia.wix.com/
  • Puedes seguirle en

 


Y ya sabéis #prevenirescurar!