TU CEREBRO TAMBIÉN SE BENEFICIA DEL DEPORTE

TU CEREBRO TAMBIÉN SE BENEFICIA DEL DEPORTE

Lo oímos a diario y todo el mundo somos conscientes de los beneficios que el deporte y el ejercicio regular reportan a nuestro cuerpo. Mantenerse en forma, prevenir enfermedades y lesiones y hasta elevar el ánimo de quien lo practica son algunos de los beneficios indudables que traerá consigo su práctica… sin embargo hoy queremos mostraros su gran aportación para el cerebro, al que protege, potencia y estimula para el aprendizaje y la memoria. Su importancia es clave para nuestra vida, así que ¿por qué no vamos a cuidarlo y mejorarlo?

El ejercicio físico y la dieta tienen un impacto altamente positivo y saludable para el cerebro. La salud física va íntimamente ligada a la salud mental y la práctica del deporte redunda en beneficios para ella. No todo el ejercicio actúa de la misma manera en el influjo sobre el cerebro, ya que ejercicios de fuerza no serán tan beneficiosos como ejercicios aeróbicos o deportes en los que haya que pensar y tomar decisiones, que implican una coordinación pensamiento-corporal.

Habitualmente se ha pensado que el deporte era bueno para el cerebro por el aumento del flujo sanguíneo que riega de oxígeno las células cerebrales, las alimenta y mejora su rendimiento. Y es algo que es así. Pero desde hace relativamente poco tiempo muchas investigaciones científicas se han centrado en otros aspectos de esta relación entre ejercicio y actividad cerebral. Por el momento se tiene ya certeza de que el ejercicio físico es importante para mantener la capacidad intelectual con el envejecimiento y puede mejorar la memoria episódica en personas mayores por encima del 10%. Asimismo el deporte puede ser un interesante escudo de protección frente a enfermedades neurodegenerativas e incluso llegar a combatirlas cuando ya se padecen.

Podríamos hablar del término “especialización”, ya que las neuronas dedican sus esfuerzos a una determinada tarea y con su uso y entrenamiento, van desarrollando cualidades, dada su gran plasticidad y mejorando su rendimiento. Pensemos por ejemplo en que hay personas que por su trabajo, tienen cualidades especiales de coordinación entre mecanismos cerebrales y corporales. Por ejemplo los músicos o deportistas como futbolistas, baloncestistas o tenistas. El entrenamiento cerebral sirve para desarrollar su actividad física y viceversa. Pues evidentemente, la gente normal no vamos a alcanzar los desarrollos de conexión que tienen estas personas, pero si conseguiremos grandes mejoras en la especialización de las neuronas y la protección del cerebro ante el deterioro del tiempo.

Pero la edad tampoco es un factor determinante, ya que hay estudios en niños que han revelado que niños de entre 9 y 10 años, los que están en una mejor forma, tienen más materia blanca en el cerebro. Y en chicos de 15-16 años se comprobó que cuanto mejores son sus facultades anaeróbicas, más veloces son sus conexiones neuronales. Y es que  el ejercicio favorece que las conexiones entre neuronas sean mayores, más fuertes y eficaces, dando lugar a capacidades como el aprendizaje y la memoria.

La actividad física influye en la manera en qué pensamos y sentimos y afecta al aprendizaje, al estado de ánimo, a la atención, la ansiedad o el estrés y tiene la capacidad de inmunizarnos contra algunas enfermedades o, al menos, refrenarlas o paliarlas. Vamos a enumerar alguno de sus otros beneficios:

  • Ayuda a sentirte mejor emocionalmente: con el ejercicio se liberan endorfinas, la hormona de la felicidad, que nos hace sentir mejor y con mayor positividad.
  • Ayuda al estado de ánimo: el ejercicio libera tensiones ayudando a liberar estrés y alejando el estado depresivo.
  • Mejora la confianza: con la perseverancia y los logros se refuerza la confianza en uno mismo.
  • Aumenta el umbral del dolor: la superación del cansancio nos hará más fuertes y resistentes.
  • Ayuda al carácter: la rutina deportiva hace desarrollar la disciplina, dedicación y determinación.
  • Ayuda a superar adicciones: relacionada con la anterior, puede ayudar a superar situaciones de adicción y dependencia.
  • Reduce la ansiedad: ayuda a relajarte y aumenta tu euforia.
  • Aumenta la capacidad de concentración: ayuda a focalizar y concentrarte en una determinada tarea.

Terminamos citando a Juvenal, poeta latino de entre los siglos I y II d.C ya nombraba en su obra “Sátira” la expresión “Mens sana in corpore sano”, que hace referencia a la inevitable conexión entre salud física y mental. Esperamos que este artículo sea interesante para plantear más beneficios si caben a llevar una vida saludable, combinando buenos hábitos con la práctica de ejercicio. En Fisioterapia Padilla somos expertos en tratamientos de rehabilitación de lesiones, pero también somos un equipo humano que promueve buenas prácticas para fomentar una vida lo más sana posible. Nos vemos la semana que viene.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *