LOS 6 MANDAMIENTOS PARA LA RECUPERACIÓN POSTPARTO

LOS 6 MANDAMIENTOS PARA LA RECUPERACIÓN POSTPARTO

Cuando una mujer da a luz, se inicia el proceso de postparto, que implica la readaptación y recolocación del cuerpo.

Se necesitan unas semanas de descanso para recuperarse del esfuerzo del parto y adaptarse a los cambios producidos por el bebé. En general, el cuerpo necesita entre 9 y 12 meses para volver a su forma y estado natural.

La recuperación postparto es un proceso lento y gradual, así que la mamá deberá estar tranquila y tener paciencia.

¿Qué podemos hacer para ayudar a la recuperación?

  1. RECUPERACIÓN DEL SUELO PÉLVICO: El suelo pélvico es el músculo que sostiene al útero durante el embarazo. En el parto, el suelo pélvico se dilata para permitir el nacimiento. Por ello, es importante fortalecer esa musculatura para devolverle la tonicidad y evitar la incontinencia urinaria.  La recuperación deberá ser gradual y se aconseja la práctica de los ejercicios KEGEL, que se han aprendido durante  la preparación al parto. Son ejercicios que tensan y relajan los músculos del periné, que son los músculos que rodean el ano y la vagina y dan soporte al abdomen. Estos ejercicios refuerzan la zona y previenen la pérdida de orina. Además, en Fisioterapia Padilla disponemos de un servicio especializado dedicado a la recuperación del suelo pélvico
  1. ABDOMEN: En el embarazo, los músculos de la zona abdominal se estiran y después de dar a luz es normal que el abdomen siga dilatado. Esto se debe a que elútero tarda unos 40 días en volver a su tamaño normal. Pensemos que durante el embarazo se multiplica por 6 su tamaño habitual. Transcurridos unos 2 meses después del parto podemos empezar a fortalecer los abdominales. En este sentido, se recomienda la gimnasia abdominal hipopresiva. En una técnica de fisioterapia, que tiene como objetivo tonificar y reforzar los músculos abdorminales y del suelo pélvico. Son ejercicios complicados que requieren la supervisión de un especialista. Te dejamos este video para que puedas verlo: https://www.youtube.com/watch?v=K9aXwFae8-U
  1. ALIMENTACIÓN: Es importante mantener una alimentación equilibrada. Si das el pecho, no podrás realizar una dieta postparto hasta que finalices la etapa. Como recomendaciones más impoComida sanartantes:
  • Hacer 5 comidas al día.
  • No saltarse ninguna comida.
  • Evitar dulces y grasas.
  • Beber mucha agua.
  • Comenzar con un buen desayuno.
  • No obsesionarse con el peso.
  • Tratar de descansar lo máximo posible (mientras el bebé te deje).
  • Y por supuesto, ¡date algún capricho!
  1. EJERCICIO: El ejercicio te ayudará a bajar el peso que has ganado durante el embarazo y además te ayudará a recuperar tu forma física.  Por supuesto, debes esperar a que pasen 40 días para practicar cualquier deporte, aunque mientras puedes hacer los ejercicios Kegel y caminar media hora al día. Una vez finalizada esta etapa, te recomendamos realizar ejercicios como Pilates, Yoga y todos los que puedas realizar dentro del aguaEn muchos centros permiten practicar Yoga con tu bebé. Aquí os dejamos un centro pensado para que mamás y bebés puedan hacer deporte juntos:  http://www.mamifit.es/
  1. ELIMINACIÓN DE LÍQUIDOS Y ADIÓS A LA CELULITIS: Durante y después del embarazo es normal que el cuerpo de la mujer tienda a retener líquidos. Esta retención también puede provocar la aparición de celulitis. Para ello se recomienda tomar mucho líquido, no pasar mucho tiempo de pie y realizar ejercicio que active la circulación. Los masajes drenantes, como el drenaje linfático, el uso de cremas y una dieta rica en antioxidantes pueden ayudar a reducir la piel de naranja.
  1. HINCHAZON Y VARICES: Durante el embarazo el volumen de sangre circulante aumenta para garantizar el buen funcionamiento y el crecimiento de laplacenta. La dilatación de los vasos sanguíneos produce que las piernas se hinchen. Además, el peso del útero comprime las venas que circulan por el abdomen, favoreciendo el desarrollo de varicesDespués del parto, todo comienza a ajustarse y se reduce la hinchazón, mejora el retorno venoso y el tamaño de las venas disminuye. La práctica de ejercicio aeróbico contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular. Y las varices, dependiendo del caso, también pueden ser tratadas con láser.

Y ya sabes…#prevenirescurar

 

¿SUFRES DE PIERNAS CANSADAS?

¿SUFRES DE PIERNAS CANSADAS?

¿Notas las piernas cansadas, calambres, aumento de varices,  hormigueos, hinchazón o picores? Si es así, seguramente padezcas lo que se denomina el síndrome de piernas cansadas.

¿Cuáles son las principales causas?

  • Insuficiencia venosa
  • Desarreglos hormonales
  • Retención de líquidos (sobre todo durante la menstruación y el embarazo)
  • Exceso de sal
  • Sedentarismo
  • Mala postura
  • Cansancio
  • Calor
  • Incluso medicamentos como antidepresivos o anticonceptivos.

Y, ¿cómo podemos evitar padecer el síndrome de piernas cansadas?

En primer lugar es fundamental llevar una dieta equilibrada, con alimentos ricos en fibra. Además deberemos ingerir mucho llíquido, evitando bebidas azucaradas o con gas.

Por otro lado, es fundamental la práctica de ejercicios, sobre todo aquéllos que potencien la musculatura del tren inferior como andar, montar en bici o nadar.

¿Cómo podemos calmar las molestias?

  • Tumbarnos con las piernas en alto, para ayudar al retorno de la sangre-
  • Darnos duchas de agua fría en las piernas.
  • Realizarnos masajes ascendente, desde los pies hasta los muslos.
  • Evitar tacones altos.
  • Evitar ropa muy ajustada.
  • Evitar pasar muchas horas en la misma posición (de pie o sentado).

Además, recomendamos la visita a un fisioterapeuta profesional que podrá ayudarte a reducir la sensación de piernas cansadas, reduciendo la hinchazón y ayudando a una correcta circulación de las venas.

Algunos tratamientos son:

  1. Presoterapia: muy recomendable para eliminar líquidos y mejorar la circulación.
  2. Drenaje linfático: perfecto para eliminar la retención de líquidos. Se trata de una técnica de masoterapia que favorece el funcionamiento del sistema linfático, especialmente indicado para casos de acné, celulitis, edemas, varices, piernas cansadas o fibromialgia. Descubre más en este enlace y conoce nuestros servicios.

Y ya sabéis: #prevenirescurar

Drenaje Linfático Manual

Drenaje Linfático Manual

Técnica de masoterapia que favorece el funcionamiento del sistema linfático, crucial para una marcha eficaz del sistema inmunitario. La clave de su éxito está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos incapaces de drenarse por medios instrumentales. Especialmente indicado para casos de acné, celulitis, edemas, varices, piernas cansadas o fibromialgia.

DEFINICIÓN

El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica de masoterapia, que se engloba en el campo de la fisioterapia y en las técnicas del masaje terapéutico.

El objetivo es la activación del sistema linfático.

La técnica del drenaje linfático manual nació gracias al matrimonio danés Estrid Vodder (naturópata) y Emil Vodder (fisioterapeuta) que, durante años, comprobaron cómo sus pacientes mejoraban mediante la manipulación de los ganglios linfáticos

¿EN QUÉ CONSISTE?

El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos, mediante movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación de la linfa, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

Un masaje correctamente aplicado debe dar la sensación de una suave caricia, ya que si se presiona más de la cuenta podemos bloquear los vasos linfáticos y obtener el resultado contrario: un estancamiento de su circulación.

Como muchos tratamientos, los beneficios son temporales; por lo que debe aplicarse cada cierto tiempo para mantener los resultados.

INDICACIONES

La aplicación fundamental está en el campo de la oncología para el tratamiento del linfedema, pero existen muchas otras aplicaciones:

  • Edemas: por problemas renales, por embarazo o menstruación, de tipo faciales, linfoestáticos, del sistema nervioso, postoperatorios y edemas de origen traumático (hematomas, luxaciones, distensiones musculares, desgarros)
  • Varices
  • Fibromialgia
  • Acné
  • Celulitis
  • Piernas cansadas o hinchadas
  • Migrañas, dolor de cabeza, vértigo
  • Artrosis, artritis
  • Hematomas
  • Hipertensión
  • Hipotiroidismo
  • Afecciones del aparato digestivo
  • Ansiedad, estrés
  • Enfermedades de las vías respiratorias

CONTRAINDICACIONES (relativas)

  • Hipotensión arterial
  • Tiroidopatías
  • Algias pélvicas.
  • Enfermedades autoinmunoalérgicas (lupus, artritis reumatoide)
  • Asma bronquial.
  • Inflamaciones agudas (gota, reuma, cólico nefrítico)
  • Lunares
  • Post-tromboflebitis y post-trombosis.
  • Edemas por insuficiencia cardíaca congestiva.

CONTRAINDICACIONES (absolutas)

  • Edemas linfodinámicos (pocas proteínas en sangre (desnutrición))
  • Neoplasias en curso (cáncer)
  • Infecciones agudas (heridas infectadas).
  • Flebitis, trombosis o tromboflebitis en curso.

BENEFICIOS

  • Mejora el funcionamiento del sistema linfático
  • Regula el equilibrio hídrico del organismo
  • Mejora la circulación de retorno
  • Depura el organismo
  • Tiene un efecto sedante del sistema nervioso
  • Baja la presión sanguínea
  • Estimula la función renal
  • Estimula el sistema inmunológico

Enlaces