PILATES PARA UNA ESPALDA SANA

PILATES PARA UNA ESPALDA SANA

El Pilates es un ejercicio anaeróbico ideal para aquellas personas que sufren de frecuentes dolores de espalda y cuello. A través de trabajos de flexibilidad y tonificación muscular se fortalece la zona debilitada de los músculos del core, se corrigen malas posturas causantes de dolores en la zona y sirve también para trabajar los músculos de la base de la pelvis. El Pilates para una espalda sana es ideal como entrenamiento principal o complementario y aporta otros beneficios como el control de la respiración y la conciencia sobre el cuerpo.

El método Pilates o Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, uniendo especialidades como la gimnasia, el yoga y la traumatología. Su fundamento radica en unir los conceptos de dinamismo y fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación. Se centra en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral.

El Pilates, dejando la teoría un poco de lado, se centra en conseguir una alineación neutral de la columna, o lo que habitualmente conocemos como “buena postura”. El Pilates trabaja con ejercicios que hagan recuperar las curvaturas naturales de cifosis y lordosis de la columna ante la multitud de malas posturas que contraemos a lo largo del día en el trabajo, en el descanso, en el tiempo de ocio… El trabajo por conseguir una postura correcta, combinado con ejercicios de fortalecimiento del músculo profundo abdominal y de la espalda suele reconducir a una reeducación postural y a la reducción de esos molestos dolores que nos acompañan en el día a día.

Pilates armoniza cuerpo y mente
Pilates armoniza cuerpo y mente

El Pilates es un método de entrenamiento basado en una respiración que facilite la consecución del ejercicio. Por ejemplo, según el movimiento que se vaya a realizar, se hará un tipo de inspiración para facilitar algún tipo de respuesta en el cuerpo, como puede ser una descompresión vertebral.

El Pilates para una espalada sana se basa en seis principios fundamentales:

  1. Control: con el fin de evitar lesiones.
  2. Precisión: se deriva del control.
  3. Flexibilidad: hay que desterrar la rigidez.
  4. Fluidez: los movimientos no serán ni rápidos ni bruscos.
  5. Respiración: todo debe ir coordinado con el ejercicio.
  6. Control mental: enfocas sólo el ejercicio y olvidas lo demás.

Los ejercicios de mejora postural del Pilates pueden ayudar en la correcta alineación de la columna y a prevenir o aliviar dolores como los de la hernia discal o la ciática. Pero sobre todo sirve para esos dolores de espalda cotidianos que aún no llegan a ser una patología, pero están ahí, acompañándonos en el día a día. El Pilates trabaja y aumenta la fuerza del core, parte central y núcleo del cuerpo, con lo que se fortalece la zona abdominal y el torso. De este modo, se refuerza el sustento de la zona de la columna. Y no sólo es esto, ya que se trabaja y se tonifica la musculatura pélvica.

Con el método Pilates conseguirás armonizar cuerpo y mente, corregir la postura, moverte con fluidez y equilibrio, además de conseguir un cuerpo fuerte y esbelto. Y, lo más importante, te olvidarás de dolores musculares de espalda y cuello. En Fisioterapia Padilla te aconsejamos acerca del mejor tratamiento para tus dolencias. Si estás pensando en probar con el Pilates, pregúntanos y te asesoraremos según cual sea tu caso. No olvides ponerte en manos de profesionales que guíen tu entrenamiento, especialmente si sufres alguna lesión.

LA FISIOTERAPIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA

LA FISIOTERAPIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA

Entendemos históricamente la Fisioterapia como el conjunto de actuaciones, métodos y técnicas que de forma personal o colectiva se han basado en el empleo de los agentes físicos dentro de situaciones histórico-sociales diferentes con el fin de promover la salud. Así, desde el hombre primitivo, encontramos referencias a tratamientos naturales o basados en agentes físicos para combatir la enfermedad asociadas en un principio a rituales mágico-religiosos.

La palabra Fisioterapia proviene de la unión de las voces griegas Physis que significa “Naturaleza” y Therapehia que significa “Tratamiento”. Entendemos etimológicamente la Fisioterapia comoTratamiento por la Naturaleza”, aunque hoy en día se reconoce más como “Tratamiento por Agentes Físicos”. El cambio del sentido etimológico se consolida a partir de que la Organización Mundial de la Salud define en 1958 a la Fisioterapia como “el arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad”. Esta definición es fundamental en la historia de la Fisioterapia ya que hace mención al ejercicio terapéutico e incorpora al fisioterapeuta como agente que realiza terapias por medio del movimiento.

En la historia de la humanidad existen numerosos antecedentes del uso de agentes físicos con fines terapéuticos. En efecto, desde el hombre primitivo encontramos referencias a tratamientos basados en agentes físicos para combatir la enfermedad  y que, debido a la concepción de la misma, estaban asociados en un principio a rituales mágicos y religiosos. En la Antigua Mesopotamia, la casta sacerdotal “Asu” era la encargada de realizar el tratamiento mediante agentes físicos  y también mediante la Fitoterapia (terapéutica por medio de las plantas). A su vez, en el Antiguo Egipto, esta función recaía en los sanadores laicos llamados “Sinu”. En la América Precolombina, los aztecas desarrollaron métodos terapéuticos en el agua por medio de baños de vapor llamados “temazcalli”  y los mayas realizaban baños de sudor denominados “zumpulche”.

Se puede afirmar que un punto de referencia importante para el desarrollo de la Fisioterapia lo constituye el florecimiento de la cultura helénica, encontrando en Grecia un enfoque más racional para entender la salud, la enfermedad y el tratamiento, dejando de lado el empirismo en el que se había basado hasta entonces todo acto terapéutico. Y es aquí donde surgen los padres de la Fisioterapia, la Kinesiología y la Terapia Física. Hombres como Hipócrates, Herodio y Aristóteles entre otros, que ponen las piedras fundamentales para el desarrollo de la profesión.

La filosofía terapéutica de Hipócrates era la de impulsar las fuerzas de auto curación del cuerpo e incorporar el movimiento como agente terapéutico (Kinesioterapia), además de desarrollar métodos gimnásticos para fortalecer las extremidades superiores e inferiores y prepararlas para la caza, el deporte y la guerra. Estos últimos métodos fueron luego perfeccionados por Herodio en su tratado “Ars Gimnástica”. A su vez Aristóteles también realiza diversos estudios en el campo del movimiento del cuerpo del hombre y muy específicamente de la marcha humana. Realiza experiencias en el campo de la Electroterapia mediante descargas eléctricas del pez torpedo (tremieglia), utilizándolo para los ataques de gota.

La Civilización Romana desarrolló esta herencia terapéutica del mundo helénico. Así, el masaje era práctica habitual en el Imperio y se realizaba antes y después de los baños, de gran auge en aquellos días, a cargo de los llamados “frictori” y “ungüentari”. Celio Aureliano introduce la Hidrokinesiterapia (gimnasia acuática), y la Suspensión-terapia (kinesiterapia con pesas y poleas), así como pautas para ejercicios postoperatorios y dolencias reumáticas como la artritis, entre otras. Los romanos desarrollan conceptos básicos de la Masoterapia, la Hidrokinesiterapia, la Poleoterapia y los Ejercicios Terapéuticos.

En la Edad Media, mientras en el mundo musulmán médicos como Maimónides, Averroes y Avicena, describen en sus textos diversos Agentes Físicos como masajes, tracciones, ejercicios y manipulaciones para afecciones reumáticas y de columna vertebral, en Europa la consolidación del cristianismo pone su mirada en el cultivo del espíritu y el más allá, dejando de lado la cultura de la salud. De todas formas se unen los llamados cirujanos-barberos y sanitario-boticarios para la atención de las personas, hasta que en 1215 una ley que es aprobada en varios países europeos, prohíbe la práctica de la cirugía (de la voz  griega kier = mano) a los médicos.

Así, los médicos que principalmente utilizaban la Botánica y tenían acceso a la Universidad, son considerados los sanadores de clases altas e influyentes y los cirujanos-barberos, sin formación universitaria, atendían a las clases más humildes. Un importante grupo de estos cirujanos evolucionará con el tiempo hasta desarrollar la Cirugía actual, que muchos siglos después vuelve a integrarse con la Medicina. Sin embargo, otro grupo de esos primeros cirujanos-barberos se inclinaron por los Agentes Físicos con fines terapéuticos, manteniendo la tradición en la Edad Media. Así podemos afirmar que Cirujanos y Fisioterapeutas tienen históricamente un tronco común.

En el Renacimiento se renueva en Europa el interés por los clásicos y las grandes obras del pasado son releídas y estudiadas, no quedando la Fisioterapia ajena a esta corriente. En la Edad Moderna el significativo avance de la ciencia amplía el horizonte de la Medicina y en la Fisioterapia comienzan a aparecer nombres que desarrollan técnicas específicas que utilizamos hoy en día. Así P. Henrik Ling funda en Estocolmo en 1813 el Instituto Real de Gimnasia, redactando su gran obra “Principios Generales de la Gimnasia”. Desarrolla a su vez la práctica y enseñanza del llamado “Masaje Sueco”. Dos alumnos suyos, Liedbeck y Georgil, publican tras la muerte de Ling su obra y es precisamente Georgil quien, en 1847, creó el término Kinesiterapia.

Por su parte en EEUU se desarrolla la Terapia Manipulativa Articular por medio de Andrew Taylor Still (Osteopatía) y Daniel David Palmer (Quiropraxia). También se deben destacar el gran impulso de la Hidroterapia y Balneoterapia que dan Sebastián Kneipp  y Vincent Priessnitz y los estudios de Gustav Zander en el terreno de la Mecanoterapia. A principios del siglo XX se impulsa en hospitales de Londres el tratamiento de patologías respiratorias por medio de Agentes Físicos, poniendo las bases de la fisioterapia respiratoria. A mediados del siglo XX tras las Guerras Mundiales y varias epidemias como la poliomielitis, es cuando se toma conciencia entre la comunidad médica de la necesidad de la profesionalización en el mundo de la Fisioterapia con lo que se crean las primeras carreras con título universitario de especialista en la materia: Kinesiólogo, Fisioterapeuta y Terapista Físico.

Esperamos que esta aproximación histórica a la Fisioterapia sea útil para entender el desarrollo de la profesión, las terapias y sus usos. Aunque el tiempo, el conocimiento y los avances hayan dado los resultados que en pleno siglo XXI tenemos, no hay que olvidar de dónde venimos y la constante necesidad del hombre por preservar y tratar su salud. Ojalá os haya resultado interesante e instructivo. Terminamos el post con una cita de Hipócrates: “Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades.” En Fisioterapia Padilla estamos para guiarte y ayudarte en tu recuperación.

No olvides que #prevenirescurar. Nos vemos la semana que viene.

Autor-Fuente: Alberto Horacio Reyes (Licenciado en Kinesiología y docente en la Universidad Nacional de Entre Ríos)

ANSIEDAD Y FISIOTERAPIA, ¿CÓMO SE RELACIONAN?

ANSIEDAD Y FISIOTERAPIA, ¿CÓMO SE RELACIONAN?

La fisioterapia es una de las técnicas recomendadas para el tratamiento de la ansiedad. Pero antes de ver cómo la ansiedad y fisioterapia están relacionadas, veamos en qué consiste esta patología.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

La ansiedad es un estado natural del ser humano y sirve como mecanismo de defensa  para estar alerta ante situaciones de peligro o riesgo. Sin embargo, cuando la ansiedad es demasiado intensa, se convierte en una patología, que es necesario tratar.

La ansiedad también recibe el nombre de angustia y produce un efecto parecido al miedo, pero sin que exista ningún peligro real.

DATOS RELEVANTES *

  • La ansiedad es uno de los trastornos más comunes, dentro de los trastornos psiquiátricos,y afecta sobre todo a mujeres.
  • Las personas con problemas de ansiedad tienen 6 veces más probabilidades de ser ingresados. por problemas psiquiátricos, que el resto de la población.
  • La edad media en la que se inician los trastornos de ansiedad es 11 años.
  • La probabilidad de sufrir un trastorno de ansiedad a lo largo de nuestra vida es de un 28%.
  • Los trastornos de ansiedad triplican las probabilidades de suicidio.

*Fuente Global Medical Education 

SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD

Ansiedad y fisiotareapia

 

 

 

 

 

 

 

 

¿CÓMO SE TRATA LA ANSIEDAD?

Existen fundamentalmente 3 métodos:

  1. TERAPIA PSICOLÓGICA
  2. PSICOFÁRMACOS
  3. Y tratamientos alternativos como la FISIOTERAPIA, YOGA o ACUPUNTURA

LA FISIOTERAPIA Y LA ANSIEDAD

En muchos países como Reino Unido, Suecia, Australia o Canadá, la fisioterapia se prescribe como un tratamiento para la ansiedad.

El tratamiento para la ansiedad con fisioterapia incluye: actividad física, reeducación postural, técnicas de relajación, estimulación, ergonomía y ejercicios de equilibrio, entre otras.

Un estudio del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas en España ha revelado que este tipo de patologías es conveniente tratarlas también con fisioterapia.

El estrés y la ansiedad producen dolencias psicosomáticas como dolor físico o alteraciones fisiológicas (insomnio, problemas para respirar, contracturas musculares, cefaleas, etc.) y la fisioterapia ayuda mediante la activación física y mental y reduciendo el dolor.

TÉCNICAS PARA TRATAR LA ANSIEDAD

Además de las técnicas que detallamos a continuación, entendemos la fisioterapia desde un punto de vista amplio que incluye programas de actividad física y hábitos saludables.

  1. Reeducación postural
  2. Masaje y terapia manual
  3. Osteopatía
  4. Masoterapia
  5. Tratamiento cráneo-sacral
  6. Drenaje linfático

Enlaces de interés: