Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento de la escoliosis

Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento de la escoliosis

Antes de hablar de los beneficios que aporta la fisioterapia en el tratamiento de la escoliosis, vamos a explicar en qué consiste esta patología: tipos, diagnóstico, grados y tratamiento.

¿QUÉ ES LA ESCOLIOSIS?

La escoliosis es una desviación de la columna vertebral que crea una curva, que puede tener forma de “C” o de “S”.

La escoliosis más común es la idiopática, de la que no se conoce la causa y afecta a más del 80% de los casos. La edad en la que se presenta un mayor número de incidencias es entre los 10 y 14 años y es más frecuente que afecte a niñas.

Las escoliosis menos comunes son las congénitas, que aparecen en el nacimiento por un desarrollo inadecuado de las vértebras; y las escoliosis de origen neuromuscular, que se producen por enfermedades como parálisis cerebral, atrofia muscular y otras.

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar correctamente una escoliosis se recomienda realizar el Test de Adams, que consiste en pedir al paciente que sin doblar las rodillas, trate de tocar la punta de sus pues. Al hacer esto, el paciente flexiona la columna vertebral y se puede apreciar si tiene “chepa” al lado de la convexidad de la curva escoliótica.

En el examen físico también hay que observar si los hombros no están rectos, es decir que uno esté más alto que el otro, y si la pelvis está o no inclinada.

Además, es recomendable realizar una radiografía de la columna para conocer la curvatura real de la columna, ya que puede ser más grave de lo que se aprecia a simple vista.

Las desviaciones inferiores a 10 grados no suelen tratarse como escoliosis.

TIPOS DE CURVAS Y TRATAMIENTO

Dependiendo del tipo de curvatura que tenga la escoliosis se recomiendan diferentes tratamientos:

Curvas leves:

  • Fisioterapia: Reeducación Postural Global (RPG),
  • Ejercicio:
    • Pilates: muchos estudios demuestran que ayuda a mejorar la flexibilidad, aumentar la musculatura y disminuir el dolor
    • Natación: al igual que el pilates, aumenta la flexibilidad y la musculatura. Se recomienda 3 días a la semana.
  • Corsé: se valorará en cada caso en concreto

Para las curvas moderadas se recomienda el uso de corsé y cirugía; y para el de las curvas graves, se suele requerir la Artrodesis, que es la fijación quirúrgica de la articulación.

FISIOTERAPIA APLICADA A LA ESCOLIOSIS

Existen muchas técnicas para ayudar a corregir la postura. Pero es necesario personalizar cada tratamiento en función de la persona ya que depende del tono muscular de cada uno. Los tratamientos se enfocan en corregir, tonificar y flexibilizar.

Una de las técnicas que más se usa actualmente es la Reeducación Postural Global (RPG), que trabaja como lo haría un corsé y mezcla la terapia manual, la respiración y el movimiento. Este tratamiento reduce los grados posturales de la escoliosis.

Y recuerda #prevenirescurar

Ver “Reeducación postural” 

Reeducación Postural

Reeducación Postural

Un desequilibrio entre las cadenas musculares de nuestro cuerpo puede desembocar en una mala alineación o postura, causa de muchos dolores. Este método está basado en estiramientos y ejercicios. Ayuda a corregir la postura y a ser más consciente del propio cuerpo.

DEFINICICÓN: La Reeducación Postural Global (RPG), es el método de fisioterapia creado por Philippe Souchard hace más de 25 años e introducido en España en 1981.

La RPG parte del análisis y estudio individual del paciente para diseñar un tratamiento que permita resolver las causas que han provocado la dolencia.

Se trata de una técnica suave, progresiva y activa que consiste en realizar posturas dinámicas con estiramientos globales para devolver la movilidad adecuada y la correcta posición a cada parte del cuerpo.

Esta técnica puede ser aplicado a cualquier persona de cualquier edad, siempre que se respeten sus limitaciones.

¿CÓMO ES UN TRATAMIENTO DE REEDUCACIÓN POSTURAL GLOBAL?

Consiste en realizar una serie de ejercicios de estiramiento que van evolucionando desde una posición inicial casi sin tensión, hacia una posición final de progresivo estiramiento.

Estos ejercicios se llaman  posturas y son realizadas por el paciente de forma activa, guiado y corregido por el terapeuta. Algunas de estas posturas se realizan sobre la camilla, tumbado o sentado, y otras de pie.

Durante el tratamiento la  única herramienta que se utiliza es la terapia manual, estirando los tejidos, reduciendo las tensiones, cuidando las articulaciones, eliminando las molestias y modelando el cuerpo del paciente.

INDICACIONES

Generales:

  • Reeducación de la postura y aumento de la elasticidad, con efectos beneficiosos en el plano locomotor, funcional, estético, orgánico y psicológico.

Locales:

  • Recuperación de bloqueos articulares, tratamiento de la musculatura alterada (contracturas, calambres…)

Preventivas:

  • Educación postural
  • Preparación maternal (parto y post-parto),
  • Higiene postural (trabajo)
  • Medicina deportiva (recuperación y entrenamiento),

Curativas:

  • Deformidades en columna como la escoliosis.
  • Deformidades en miembros como escápulas aladas, pies planos o juanetes
  • Dolores en la columna: tortícolis, lumbalgia ciáticas, hernias discales …
  • Patología articular y/o tendinosa: artrosis, reuma, tendinitis, “codo de tenista”, síndrome del túnel carpiano, espolón calcáneo, fascitis plantar…
  • Síntomas neurológicos de origen mecánico: adormecimiento y hormigueos en las manos, cefaleas, jaquecas, vértigos, desequilibrio de la musculatura ocular.
  • Disfunciones respiratorias.
  • Secuelas de traumatismos: fracturas, esguinces, luxaciones, recuperaciones postquirúrgicas…

Enlaces