ESTOY EMBARAZADA, ¿PUEDO HACER EJERCICIO?

ESTOY EMBARAZADA, ¿PUEDO HACER EJERCICIO?

Esta es una pregunta recurrente entre las mujeres que acaban de quedarse embarazadas. Y la respuesta es SÍ. No sólo es posible, sino que es muy recomendable, tanto para ti como para el bebé.

Lógicamente estamos hablando de embarazos que transcurren con normalidad y que no son considerados de alto riesgo. En ese caso, deberás hablar con tu médico para saber qué es lo más recomendable para ti.

BENEFICIOS

  • Te cansarás menos y aumentará tu energía. La actividad física fortalece tu sistema cardiovascular, así que te cansarás menos.
  • Reduce las molestias típicas del embarazo. Estirar y fortalecer la musculatura ayuda a prevenir los dolores típicos del embarazo como el dolor de espalda o la mala circulación sanguínea.
  • Dormirás mejor. El ejercicio ayuda a relajarte.
  • Mejora la postura corporal.
  • Mejora la capacidad respiratoria.
  • Previene la osteoporosis.
  • Controla la diabetes gestacional y el colesterol.
  • Disminuye el estreñimiento.
  • Aumenta la fuerza, el tono muscular y la flexibilidad.
  • Mejora tu preparación para el parto.
  • Reduce el estrés y mejora el ánimo. El ejercicio aumenta los niveles de serotonina, una sustancia química que produce el cerebro y nos hace sentir mejor.
  • Mejora la autoestima. La práctica de ejercicio te permitirá tener un aumento de peso saludable y controlado.
  • Recuperarás la forma más rápidamente.
  • Contrarresta la depresión postparto.

TIPOS DE EJERCICIOS RECOMENDADOS

  1. PASEAR. Se trata de una de las mejores actividades porque es segura, fácil y se puede practicar en cualquier lugar. Sobre todo es perfecta para las mamás que no están acostumbradas a la práctica de deporte.
  2. NADAR. Uno de los mejores ejercicios para embarazadas y el más seguro. Trabaja todo el cuerpo y no perjudica las articulaciones.
  3. EJERCICIOS AERÓBICOS DE BAJO IMPACTO. Lo mejor es buscar clases específicas para embarazadas.
  4. YOGA. Fortalece los músculos y te mantiene flexible,
  5. ESTIRAMINETOS. Son muy recomendables para no perder la elasticidad y relajar el cuerpo.

EJERCICIOS NO RECOMENDADOS:

  1. DEPORTES DE ALTO RIESGO. Montar a caballo, submarinismo, esquiar, patinar, escalada, baloncesto, voleibol, etc.
  2. MONTAR EN BICICLETA. Durante el segundo y el tercer trimestre es peligroso porque puedes perder el equilibrio y caerte con mayor facilidad.
  3. RUNNING. No es recomendable empezar a correr durante el embarazo, sólo se permite si ya los practicabas antes de quedarte embarazada.

CONTRAINDICACIONES O SEÑALES DE ALERTA

No se debe hacer ningún ejercicio si existe un embarazo de “alto riesgo” o si se producen alguna de estas circunstancias:

  • Dolor abdominal, cadera, espalda o pubis.
  • Fatiga excesiva, palpitaciones o dolor en el pecho.
  • Mareos o sensación de desmayo.
  • Falta de aire.
  • Sangrado vaginal o pérdida de flujo o líquido vaginal.
  • Dificultad para caminar.
  • Contracciones.
  • Reducción de los movimientos del feto.
  • Inflamación brusca en cara, manos o tobillos.
  • Escaso aumento de peso.
  • Dolores de cabeza fuertes y continuados.
  • Lenta recuperación del ritmo cardiaco tras el ejercicio.

INTENSIDAD:

Si eres principiante en esto del deporte, deberás empezar despacio y con moderación. Una media hora, 3  veces por semana, es más que suficiente.

La mujer embarazada que realiza ejercicio físico de forma regular antes del embarazo es capaz  de mantener este mismo ejercicio, disminuyendo la intensidad conforme avanza la gestación.

La intensidad de las sesiones debe ser progresivamente menor a partir del segundo trimestre de gestación. La duración de las mismas no debe superar los 60 minutos y deben realizar descansos cada 15 minutos de actividad.

CONSEJOS PARA PRACTICAR DEPORTE:

Lo primero de todo y más recomendable es hacese un reconocimiento médico previo, que determine el estado de salud de la paciente y cuáles son las recomendaciones en su caso.

  • Llevar ropa y calzado cómodo.
  • Realizar pausas.
  • Hidratarse durante el ejercicio.
  • No hacer movimientos bruscos.
  • Realizar ejercicio sobre superficies planas y que absorban los golpes.
  • Calentar antes de ejercitar.
  • Controlar la frecuencia cardiaca y no superar los 140 pulsaciones por minuto.
  • Levantarse del suelo con cuidado.
  • No realizar ejercicios tumbadas boca arriba a partir del segundo semestre.

Así que ahora ya no hay excusa para ponernos manos a la obra… ¿Entrenamos?

Y ya sabes que #prevenirescurar

Raquel Rodríguez Fernández

Raquel Rodríguez Fernández

Nº colegiado: 5487

Educación

  • Diplomada en fisioterapia por la Universidad San Pablo CEU
  • Curso de Experto en drenaje linfático manual (DLM) por la Universidad Europea
  • Máster en Pelviperineología por la UCLM
  • Curso de fisioterapia Obstétrica D.R.C. 2016
  • Curso de Experto de “Fisioterapia en obstetricia y ginecología” por la Universidad Europea
  • Master-experto en GAH (Gimnasia abdominal hipopresiva por Marcel Caufriez)
  • Curso de “Embarazo, periné, nutrición y sexualidad” por Fisiomedit
  • Curso de “Fisioterapia urológica: Incontinencia urinaria y disfunciones sexuales masculinas”
  • Curso de “Linfedemas en MMSS y MMII” Sandfrod 2010

Experiencia Profesional 

  • Desarrollo de la especialidad de suelo pélvico y drenaje linfático en Fisioterapia Padilla
  • EGR Instituto de Medicina (Aravaca)
  • Club Deportivo Suanzes
  • Larga trayectoria en el campo de DLM asociado a procesos oncológicos