PUNCIÓN SECA: ACABA CON LAS CONTRACTURAS.

PUNCIÓN SECA: ACABA CON LAS CONTRACTURAS.

La punción seca es una técnica realmente eficaz contra esos puntos clave en una contractura dolorosa, los puntos gatillo o nudos musculares. A través de agujas de acupuntura se ataca directamente al foco nervioso del dolor de una banda de fibras. La estimulación del sistema nervioso y la detención de la actividad eléctrica en la disfunción vasculo-nerviosa hacen que la punción seca sea muy efectiva erradicando contracturas complicadas.

La punción seca es una técnica local invasiva en la que se emplean agujas de acupuntura para tratar de raíz los puntos gatillo o nudos musculares, a través de una respuesta de contracciones en el sistema nervioso que libere la tensión muscular y el dolor. Es un tratamiento muy efectivo contra el dolor crónico de origen neuropático, con muy pocos efectos secundarios y, aunque en su uso intervienen agujas, nada tiene que ver con los principios de la acupuntura.

Esta técnica es inigualable en la búsqueda y eliminación de disfunciones neuromusculares que provocan dolor y deficiencias funcionales. La aguja es muy delgada y la mayoría de los pacientes ni siquiera la sienten al penetrar en la piel. Un músculo sano siente muy poca incomodidad con la inserción de la aguja. Sin embargo, si el músculo está sensible y se ha acortado o tiene puntos gatillo activos dentro de él, el sujeto siente una sensación similar a un calambre muscular por la respuesta de la contracción nerviosa.

Al insertar la aguja, el paciente también puede sentir una reproducción de “su” dolor, lo que es un indicador muy útil para el profesional que trata de diagnosticar la causa de los síntomas. Los pacientes aprenden a reconocer e incluso dar la bienvenida a esta sensación, ya que enseguida notará los resultados en el punto gatillo de activación y desactivación del dolor y verá restaurada la función normal de longitud del músculo.

¿Qué es la punción seca?

La punción seca implica la inserción de una aguja de filamento delgado para estimular el proceso de cicatrización de los tejidos blandos (músculo, puntos gatillo, fascia, tendones y ligamentos), lo que se traduce en alivio del dolor y la restauración de la fisiología saludable del paciente. La investigación apoya que la punción seca mejora el dolor, reduce la tensión muscular, normaliza los procesos bioquímicos de disfunción eléctrica de las placas del sistema motor y facilita un retorno acelerado a la rehabilitación activa.

Se llama punción seca porque no se infiltra ningún tipo de sustancia, únicamente se maneja la aguja sobre el punto doloroso, así que es una técnica inocua y sin efectos secundarios de ningún agente químico. Esta técnica combinada con otras técnicas de terapia manual, representa una de las técnicas más eficaces para el tratamiento de los puntos gatillo.

¿Qué es un punto gatillo?

El punto gatillo es un punto doloroso dentro de una banda tensa o contractura palpable dentro del músculo. Este dolor es producido por la liberación continua de un neurotransmisor llamado acetilcolina, que va a impedir que las fibras que están tensas se relajen, se produce un círculo vicioso que provoca una isquemia (disminución de la llegada de sangre) por lo que el dolor se puede irradiar o extender.

 ¿Cuál es la diferencia entre la punción seca y la acupuntura?

AcupunturaLos objetivos y la filosofía que subyacen tras el uso de la punción seca por parte de fisioterapeutas no se basan en teorías antiguas o los principios de la medicina tradicional china. El rendimiento de la punción seca se basa en neuroanatomía occidental y el moderno estudio científico del sistema nervioso y musculo-esquelético. Punción seca y acupuntura, no obstante, utilizan la misma herramienta: una aguja.

La aguja en la punción seca puede considerarse una herramienta palpatoria de prolongación de los dedos del fisioterapeuta, gracias al denominado “efecto varilla”. Esto permite apreciar cambios en la firmeza de los tejidos atravesados por la aguja, e incluso sentir si la aguja ha acertado o no.

¿Duele la punción seca?

En general, la inserción de la aguja no se siente. La posterior maniobra palpatoria sí que puede provocar una breve sensación de dolor que se ha descrito como una sensación de hormigueo, dolor o sensación de cólico. En las horas posteriores al tratamiento se tendrán sensaciones de molestia (similares a unas fuertes agujetas), no olvidemos que hemos atacado directamente al foco del dolor en el músculo. Sin embargo, en no más de 24 horas, el dolor y las molestias habrán desaparecido por completo, y sobre todo, el doloroso nudo muscular se habrá deshecho.

¿Quiénes pueden beneficiarse de la punción seca?

La punción seca tratará gran variedad de problemas musculo-esqueléticos, incluyendo, aunque sin limitarlo a: lesiones de enfermedades agudas o crónicas, dolores de cabeza, dolor de espalda o cuello, tendinitis, espasmos musculares, ciática, dolor de rodilla o cadera, alivio de tensiones musculares, fibromialgia, “codo de tenista y golfista“, etc.

Siempre habrá de ser realizado por un fisioterapeuta titulado, que deberá estar formado en esta técnica de forma teórica y práctica, mediante cursos de posgrado.

¿Existen efectos secundarios para la punción en seco?

Los efectos secundarios son verdaderamente mínimos, al igual que las contraindicaciones y complicaciones. Normalmente, sólo se referirá dolor muscular leve o magulladuras o moratones en la piel. Únicamente habrá que saber previamente si el paciente padece belonefobia (miedo absoluto a las agujas) o alteraciones en la coagulación de la sangre.

Desde Fisioterapia Padilla os queremos animar a que preguntéis si esta técnica es adecuada para alguna de vuestras dolencias. La punción seca cuenta con muchos admiradores por sus resultados y además diversos estudios avalan su eficacia, por lo que es un tratamiento muy requerido. Tiene sus pros y contras, que habrá que valorar en cada caso.

Como técnica que es, no tiene sentido realizarla de forma aislada, sino que se integra dentro del tratamiento fisioterapéutico, junto con otras técnicas, y también es necesario una actuación centrada en la educación del paciente en un cambio de hábitos que provoquen o mantengan la activación de sus puntos gatillo.

Nos vemos la semana que viene, sin olvidar que #prevenirescurar.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE UNA CONTRACTURA MUSCULAR?

¿QUÉ ES EXACTAMENTE UNA CONTRACTURA MUSCULAR?

La contractura muscular se produce cuando el músculo se contrae de forma continuada e involuntaria, tensándose sin poder relajarse. Es entonces cuando se produce la lesión y se nota el abultamiento en la zona, conocido comúnmente como “nudo”

TIPOS

Existen dos tipos de contracturas que se producen en la práctica del ejercicio: las que aparecen cuando se está realizando o las que aparecen después.

  1. Mientras practicas el ejercicio. Se producen por una acumulación de deshechos, que provocan dolor e inflamación. Suele producirse por un movimiento brusco o por falta de entrenamiento.
  2. Después de realizar el ejercicio. La lesión aparece porque el músculo no puede volver a su estado natural. Suele producirse por un trabajo excesivo. 

CAUSAS

Las contracturas musculares son lesiones muy comunes que pueden afectar tanto a deportistas como a personas sedentarias.   Por ello una contractura se puede producir cuando se le exige al músculo que realice un esfuerzo superior a su capacidad; o cuando se le exige a de más un músculo débil que no tiene suficiente potencia.

Así podemos enumerar algunas causas comunes como:

  • Sedentarismo
  • Posturas estáticas
  • Poco tono muscular
  • Exceso de actividad
  • Personas mayores con pérdida de elasticidad en músculos y articulaciones
  • El estrés provoca que el paciente tensione de forma involuntaria y continuada provocando contracturas.
  • Personas con trabajos físicos

TRATAMIENTO

Cuando notamos que el músculo se ha contracturado, debemos parar el ejercicio, estirar y masajear la zona afectada.

Al principio el calor puede ayudar a relajar el músculo, pero luego se recomienda aplicar hielo.

En el caso de que el dolor persista, lo más recomendable es acudir al fisioterapeuta para que  revise la lesión y determine cuál es el mejor tratamiento.

  1. Masaje
  2. Punción seca
  3. Estiramientos progresivos
  4. Electroterapia
  5. Tiras neuromusculares (Vendas de colores o Kinesiotape)

PREVENCIÓN

  • Calentar antes de entrenar
  • Estirar correctamente después de hacer el ejercicio.
  • Realizar el ejercicio progresivamente y no de una forma brusca.
  • Alternar los ejercicios para no mantener la misma posición durante mucho rato o realizar movimientos repetitivos.
  • Adoptar una postura corporal correcta.
  • Beber mucho líquido mientras se hacen ejercicios.
  • Tomar alimentos con alto contenido en potasio (plátanos, tomate)

Y recuerda… #prevenirescurar