RELACIÓN ENTRE EL DOLOR DE ESPALDA Y LAS EMOCIONES

RELACIÓN ENTRE EL DOLOR DE ESPALDA Y LAS EMOCIONES

Los dolores de espalda pueden darse por diversas patologías y una que no se conoce demasiado es por influencia de las emociones. El estrés, un bajo estado emocional, la falta de apoyos, los miedos… pueden llegar a causar molestias que se transformen en dolores crónicos de espalda. El cuerpo y la mente están tan ligados que nuestras emociones negativas pueden repercutir en desagradables dolores físicos.

Se cree que el 90% de la población sufre o sufrirá en algún momento de su vida dolor de espalda. La espalda está formada por infinidad de músculos, pero cuando hablamos de verdadero dolor de espalda, solemos referirnos al asociado a la columna vertebral.

Hoy vamos a conocer las conexiones que existen entre las emociones y el dolor de espalda o los mecanismos que lo amplifican. Se trata de un ejercicio de abrir la mente y comprender caminos que a veces no llegamos a imaginar. En ningún caso esto que vamos a exponer podrá sustituir a un tratamiento médico o fisioterapéutico, pero quizá pueda servir a algunos para conocer la conexión entre las emociones que tiene y el dolor que no le deja vivir con total normalidad.

La columna vertebral es una estructura de 33 vértebras, distribuidas en las siguientes regiones: cervical, dorsal, lumbar y sacra. Emocionalmente hablando, la espalda representa nuestro sistema de apoyo. Es el centro gravitacional de nuestro cuerpo y organismo, y el que sea el epicentro corporal también está íntimamente ligado con que sea el centro por el que pasan otros mecanismos de diversos órganos y sistemas corporales. Los problemas de espalda normalmente quieren decirnos que no nos sentimos apoyados. El Dr. Milton Erickson fue conocido por la cita: “Si no presta atención… usted pagará con dolor.”

¿Qué mensaje está tratando darte tu cuerpo? ¿Qué emociones necesitas cambiar para disminuir o eliminar el dolor de espalda? Los sentimientos no deseados como la frustración, el resentimiento y estrés que se deriva de las anteriores a menudo son un resultado. Estos sentimientos y emociones pueden empeorar el dolor de espalda y vamos a tratar de aclarar cuáles son y dónde se producen.

Dolor en la espalda superior

La espalda superior tiene que ver con el sentimiento de falta de apoyo emocional; sentir que personas importantes en tu vida no te entienden o te apoyan. Puede ser que te sientas rechazado o estés reteniendo el amor de alguien. El dolor de la espalda superior también podría significar que sientes que estás cargando con alguien a tus espaldas.

Cambiando el pensamiento de que somos responsables de la felicidad de otras personas podemos llegar a aliviar el dolor de la parte superior de la espalda y el cuello. Haz cosas para los demás desde el corazón, no desde el lugar de sentir que tienes que hacerlo o que no te querrán o respetarán. Ganando en amor propio no sólo aumentarás tu felicidad si no que tendrás el mejor primer apoyo, el de tu propio interior.

Dolor en la espalda media

Emocionalmente hablando, el dolor en la zona media de la espalda proviene de sentirse culpable por cosas del pasado. ¿Quizá tienes miedo de revisar el pasado? ¿Quizá estás escondiendo lo que quedó allí atrás? ¿Te sientes apuñalado porla espalda? ¿Te encuentras queriendo gritar, “¡¡Márchate de ahí!!”?

Para moverte libremente en el futuro, es necesario liberar la ira y culpabilidad del pasado y abrazar tu presente y futuro con amor en el corazón.

Dolor en la parte baja de la espalda

Con los difíciles tiempos financieros actuales, ¿están tus sus cuentas echas un lío? ¿Te preocupa demasiado? La falta de dinero, el miedo a no tener suficiente o el miedo a la pérdida de bienes materiales puede ser la causa de molestias en la parte baja de la espalda. La cantidad de dinero que tienes no tiene nada que ver con ella. Es el miedo a la falta de apoyo financiero, al temor de la supervivencia, lo que amplifica el dolor. También se pueden asociar a estrés en el trabajo y una vida insatisfactoria en el hogar, así como a haber enterrado emociones que antes nos hacían vibrar.

Eliminar la culpabilidad que paraliza, borrar la ira del pasado y transformar el miedo en poder personal te ayudará a ganar el control, bienestar y encontrar la paz de la mente, algo con lo que ganar mucho en la vida.

En la mayoría de los casos, aunque el dolor se manifiesta de una manera física, la raíz del problema es predominantemente emocional. Aquél que esté experimentando este tipo de dolor tiene que escuchar a su cuerpo y luego tener un momento introspectivo. ¿Qué podría estar causando este dolor? Toda esta información de base será una buena ayuda para tratarnos, ya en manos profesionales de la fisioterapia y médicos. En Fisioterapia Padilla estudiaremos tu caso para dar con la mejor solución.

Tenemos un tratamiento para cada caso. #prevenirescurar

Si os interesa el tema, os dejamos este enlace de una conferencia de Jorge Sánchez de la Morena, presidente de Aptn Cofenat en Andalucía, sobre el dolor de espalda desde la perspectiva emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *