LESIONES MUSCULARES Y LA VUELTA A LA ACTIVIDAD

LESIONES MUSCULARES Y LA VUELTA A LA ACTIVIDAD

Existen distintos tipos de lesiones musculares y son más frecuentes de lo que creemos. Muchas de ellas simplemente ocurren, no llegarán a afectarnos como para entorpecer nuestra vida cotidiana y se curarán con el simple paso de los días. Otras revestirán mayor gravedad y supondrán una recuperación que varía en el tratamiento a aplicar y en la vuelta a una actividad normal. Vamos a conocer hoy las lesiones musculares más frecuentes y el tratamiento a realizar en la vuelta a la actividad física habitual.

lesiones muscularesLas lesiones musculares están a la orden del día y afectan a gente de todo tipo, no sólo al deportista, ya que desde alguien que trabaja en una oficina, a un ama de casa, pasando por estudiantes, sufren en algún momento patologías musculares de diferentes grados. Unas aparecerán poco a poco y de forma tímida hasta hacerse evidentes por acumulación. Otras se harán sentir al momento, las lesiones directas, que revestirán mayor gravedad y un tratamiento específico para una correcta recuperación.

A grandes rasgos podemos distinguir distintos tipos de lesiones musculares, con diferente nivel de gravedad:

  • Calambre: contracción involuntaria de un músculo o de grupos de fibras musculares que suele ser el resultado de un sobreesfuerzo físico. La sintomatología se caracteriza por un dolor agudo que cede al estirar pasivamente el músculo. Es frecuente que quede un pequeño dolor residual posterior. Constituye el primer paso de una distensión o contractura muscular.
  • Distensión: se trata de un estiramiento muscular por encima de sus límites. Si la distensión se produce un número de veces en poco tiempo, se produce una contractura. No se produce una lesión anatómica y no produce sintomatología, excepto el dolor implicado al hacer trabajar el músculo. Tampoco hay dolor en reposo.
  • Contractura: se produce por un incremento en la tensión del músculo en estado de relajación tras un esfuerzo prolongado. Normalmente se producen por una progresiva sobrecarga a causa de malas posturas o excedernos con el peso. Es importante ponerle remedio a tiempo mediante masajes ya que si no se trata, podemos hacer que las fibras musculares se endurezcan y nunca recobren su estado normal, haciendo que la contractura y el malestar se vuelvan crónicos.
  • Elongación: es el sobre estiramiento de todo un músculo sin que este llegue a ocasionar un daño anatómico. No produce hematoma y el periodo de recuperación es corto (entre 5 y 10 días).
  • Tirón (o rotura fibrilar): se produce cuando el estiramiento del músculo es muy intenso, dando lugar a una contracción muscular brusca que produce una rotura de fibrillas musculares. La sintomatología consiste en un dolor intenso localizado en un punto concreto, en ocasiones con un pequeño nódulo correspondiente al hematoma producido. Produce impotencia muscular y el dolor se produce tanto en reposo como en movimiento. Según el músculo afectado y el número de fibras rotas el tiempo de recuperación oscila entre los 15 y los 60 días.
  • Desgarro: producido por la rotura de varias fibras musculares o por la rotura parcial del músculo, siendo su mecanismo de lesión muy similar al de la rotura de fibras. La sintomatología consiste en un dolor muy intenso con impotencia funcional inmediata de todo el miembro afectado. Al producirse, se nota como un golpe o pelotazo en la zona afectada. La exploración es muy dolorosa con tumefacción blanda e inflamación del miembro afectado, y un gran hematoma. Requiere tratamiento quirúrgico y el tiempo de recuperación es largo.
  • Contusión: ocasionada por la agresión de un agente externo, que choca contra el músculo y lo comprime contra la estructura ósea. En vez de a las fibras, afecta al tejido conjuntivo que rodea al músculo. Aparte de la lesión muscular, el golpe ocasiona un edema inflamatorio. La sintomatología consiste en una zona inflamatoria con o sin hematoma, y con dolor tanto en reposo y como en movimiento.

En las lesiones musculares que no revisten afectación anatómica, el tiempo es un buen aliado y habitualmente evolucionan favorablemente, aunque como hemos mencionado, es bueno tratarlas para que no desemboquen en un estadio superior de lesión. Sin embargo, las lesiones musculares en las que se produce un hematoma (contusión y rotura) será necesaria una cicatrización y su evolución es más incierta y dependerá del músculo del que se trate y del grado de la lesión.

En contracturas y elongaciones por ejemplo, se recomienda un reposo relativo de aquellas actividades que generen molestias, aplicar calor seco durante un periodo de entre dos y cinco días, masajear la zona afectada para que no vaya a más y quizá tomar algún fármaco.

En contusiones y roturas el tratamiento es mucho más complejo, aunque tiene fases habituales. En primer lugar es importante reducir el hematoma. La aplicación de frío, hacer reposo de esa zona afectada teniéndola en alto y aplicar algún vendaje compresivo. En este momento no son buenos los masajes, ya que puede favorecer la hemorragia y la cronificación de la lesión. Sin embargo, si serán muy interesantes en la fase de cicatrización. Aquí más que el frío, es muy bueno aplicar calor a la zona afectada. En esta fase es bueno realizar contracciones musculares si no hay dolor para orientar al tejido que está cicatrizando. Tu fisioterapeuta te orientará sobre la mejor técnica para la recuperación y te aconsejará en el modo de volver a las rutinas y cómo afrontar de nuevo el ejercicio físico.

En Fisioterapia Padilla queremos lo mejor para ti y disponemos de los tratamientos más efectivos en la recuperación de tus lesiones musculares. Estudiamos individualmente cada caso para poner remedio de la forma más efectiva y que te sirva para volver a llevar una vida normal de la mejor forma posible. Y recuerda, que para no llegar a los extremos de la lesión progresiva, la prevención es muy importante y por eso, abogamos por ella.

#prevenirescurar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *