CÓMO EVITAR UN GOLPE DE CALOR

Home / Blog / CÓMO EVITAR UN GOLPE DE CALOR
CÓMO EVITAR UN GOLPE DE CALOR
Golpe de calor
Prevenir golpe de calor

Estamos viviendo uno de los veranos más calurosos de los últimos años y debemos ser cautelosos con los golpes de calor.

¿Qué es?

Un golpe de calor se produce cuando el cuerpo humano aumenta su temperatura por encima de los 40º y no es capaz de regularla mediante los mecanismos habituales como la sudoración. La temperatura media del cuerpo es de 37º.

¿Cuáles son los posibles síntomas?

  • Delirio
  • Mareo o desmayo
  • Confusión, desorientación.
  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Cefalea (Dolor de cabeza)
  • Vómitos, náuseas, vértigos
  • Piel roja y seca
  • Cansancio
  • Pulso rápido, agitación
  • Convulsiones
  • Alteraciones del comportamiento
  • Fiebre por encima de los 39ºC
  • Calambres musculares
  • Sensación de calor y falta de aire

¿Qué se debe hacer?

Lo primero de todo es llamar a urgencias. Y mientras se espera lo más importante es enfriar el cuerpo de manera inmediata, hasta alcanzar los 39º, e ir revisando cada 15 min para que no suba.

 ¿Cómo?

  • Trasladar a la persona a un lugar oscuro, fresco y ventilado.
  • Desnudarle
  • Colocar paños de agua fría
  • O darle un baño o ducha fría

¿Qué hacer para evitar un golpe de calor?

  • Beber muchos líquidos aunque no se tenga sed. Recuerda que cuando sientes sed ya estás deshidratado. Evitar bebidas con cafeína, azucaradas y bebidas alcohólicas. También es importante evitar bebidas muy calientes o muy frías.
  • Vestir con ropa ligera, de colores claros y al ser posible de algodón, ya que permite una mejor transpiración.
  • Evitar comidas pesadas y optar por comidas frescas como ensaladas frutas y verduras.
  • No permanecer en lugares cerrados e intentar mantener el interior fresco y ventilado.
  • Evitar las horas centrales del día.
  • Evitar la actividad física intensa.

¿Quiénes son las personas más vulnerables?

Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor. Pero los grupos de edad que mayor riesgo tienen son los bebés y niños, los ancianos y personas enfermas.

Y ya sabéis… Prevenir es curar 😉

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *